lunes, 26 de febrero de 2018

¿cómo dar una clase?


Hablando desde mi punto de vista, la educación es uno de los trabajos más importantes y es necesario reivindicar la importancia que realmente tiene en este mundo. No es solo enseñar sobre temas que los alumnos consideramos aburridos, es formar personas para hacerlas mejores a la hora de salir a la realidad.



Por ello en una época en la que las distracciones tales como los móviles facilitan la dispersión de los alumnos en clase, considero de vital importancia la capacidad para llamar la atención del alumnado, es decir, hacer que muestren interés, aunque solo sea en clase, y hacer que sientan que saber eso, en algún momento de su vida le vendrá bien(quizá solo como medio para aprobar, pero algo es algo).



Por otro lado, considero vital que ya que las tecnologías parecen ser un problema, sacarles partido. Es cierto que en las aulas no tenemos los medios necesarios, pero estas deberían ser un punto de contacto que facilite la relación alumno-profesor, ya que igual que os alumnos nos adaptamos a la metodología de los profesores, ellos deben mas o menos integrarse en este nuevo mundo de dispositivos o incluso jerga para mantener la relación con los alumnos. Ya sea través del conocimiento en tecnología o como se hace en mi clase de filosofía, a través de uso de palabras conocidas por nosotros, que nos resultan familiares y agradables, y que nos ayudan a sentirnos dentro de la clase a pesar de estar en un ámbito poco común para nosotros.



Por otro lado, pienso que esa habilidad innata de expresión es también importante a la hora de enseñar conocimientos. Estar seguro de lo que haces es importante, pero saber hacerlo lo es más, en este caso ya que digamos “ recitar” un tema no es lo mismo que hacer entender ese tema y ese es uno de los grandes fallos de algunos profesores y del sistema, ya que casi siempre hasta nosotros mismos consideramos aprobar más importante que aprender



En conclusión, pienso que la enseñanza en si misma es un arte, y como tal, su concepción varía con el tiempo, y los artistas en este caso maestros deben adaptarse también a los nuevos tiempos

Dualismo o monismo


A lo largo de la historia ,para intentar comprender el problema del cuerpo y la muerte en la filosofía se han dado dos grandes visiones de este tema; dualistas que defienden la existencia del alma, superior a lo material además del cuerpo y; monistas, que por el contrario defienden la existencia únicamente del cuerpo y atribuyen cualidades como el pensamiento al cerebro.



Actualmente, la teoría que más se adapta o que más coincide con mi manera de pensar sería la teoría emergentista, que defiende que el cerebro es el causante de nuestra libertad a través de un de sus funciones, la mente que resulta algo superior. ¿Y por qué creo esto? Bien, en primer lugar creo que con el nivel de estudios y datos que tenemos en la actualidad, sería imposible pensar en que el alma nuestra libertad y capacidad de pensamiento venga de un agente externo llamémoslo cómo queramos llamarlo, el cerebro es ya conocido prácticamente en su totalidad y por tanto si a estas alturas no se ha encontrado nada superior (dejemos la puerta abierta a las sorpresas), es muy difícil que se haga ya



Por otro lado y para separarme de las teorías materialistas, creo que las facultades humanas no pueden limitarse simplemente al gran desarrollo del cerebro. ¿Sí nuestro cerebro cumpliera sólo las funciones vitales al igual que los animales seríamos los humanos diferentes de ellos? La respuesta es clara y es un no. Por ello del cerebro debe surgir una cualidad que es función de él y superior, conocida como la mente, que nos permite ser lo que somos. Nos permite pensar, razonar, decidir y principalmente y lo más importante, actuar con la libertad que nos caracteriza y nos hace ser lo que somos



En conclusión creo que no hay nada externo que nos haga ser verdaderamente humanos, sino que de nosotros mismos a través de nuestra evolución, hemos lograd crear en el cerebro ese distintivo característico humano  respecto al resto de los animales.




viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Podremos conocerlo todo?

Está claro que la curiosidad natural y la actitud especulativa hacia la realidad(saber por saber, aunque siempre se le acabará encontrando una utilidad en algún momento determinado)propia del ser humano a hacer y pensar de cosas que hace solo unos siglos eran locuras: supuestamente llegar a la luna, pensar en colonizar otros planetas e investigarlos...

Pero a día de hoy esas locuras se consideran el primer paso hacía el futuro, ya que la evolución de campos vitales en este desarrollo como la ciencia o la medicina, parecen haber llegado a un punto muerto del que no se puede salir, es decir, no podemos descubrir nada más. ¿Es eso cierto?

En mi opinión no, queda un mundo por delante, más allá de lo imaginable para el ser humano, saber más sobre enfermedades(curas para por ejemplo el cáncer), descubrimientos que más allá del espacio, incluyen conocer nuestro propio planeta con exactitud(fondos marinos abisales, como se llega a mantener el núcleo terrestre, etc...),que a pesar del caso de las enfermedades(su erradicación haría prácticamente imposible la supervivencia humana, aunque parezca al revés, ya que se producirá una superpoblación insostenible con los recursos existentes).

Relacionándolo con la rama de la filosofía llamada epistemología o gnoseología(que estudia el límite de los conocimientos), el fundamento último(respuesta final en una cadena de preguntas) de toda explicación será en algún momento encontrado y por lo tanto ,se llegará a la solución de todo, para bien y para mal ,otra cosa es que nuestras ganas de entender todo lo que nos rodea, nos permitamos el lujo parar de investigar, y a pesar de que no sabríamos con que y como continuar, siempre seguiremos buscando el saber

lunes, 13 de noviembre de 2017

EL PROBLEMA DE CATALUÑA

Está claro que en este tema tan de actualidad y que esta sirviendo para tapar tantas cosas hay miles de opiniones muy diferentes. Actualmente me posiciono de manera neutral ya que comparto ideas de ambos lados del problema.

En el primer lado encontramos la posición de los nacionalistas catalanes,defendiendo su "mandato democrático" y siguiendo la voluntad de un pueblo. Este último argumento es el único valido para esta situación, ya que sin el apoyo del pueblo no se podía llevar a cabo,el pueblo es soberano o eso dicen, y por ello, de alguna manera u otra,deberían poder decidir a pesar de las digamos raras acciones que han llevado a cabo (como huelgas y anuncios). Es cierto que tampoco han hecho nada para buscar una solución correcta que no perjudicara al Estado y a la Generalitat, lo que no explica el por qué esas de leyes de "ruptura" declaradas anticonstitucionales y por las según mi opinión, los dirigentes catalanes están siendo bien juzgados. Ahora ya hemos llegado al punto en el que los propios gobernantes de la región han huido o exiliado(a pesar de ya haberse entregado) a otros países por saltarse una constitución que a pesar de ser en muchos casos obsoleta, es la vigente y hay que respetarla (aunque en muchos casos no se haga)

En el otro lado nos encontramos al actual gobierno del Estado español, que ha paso del pasotismo puro y duro a no permitir hablar de otros temas de mayor importancia que les afectan directamente.
Es cierto que el modelo de actuación es el correcto para este caso(concretamente, la aplicación del artículo 155 de la constitución) pero la posición de real superioridad ha acabado siendo su propio problema, ya que por cumplir el papel que la ley les da se les tacha de saltársela

Mi opinión personal es que a ambos se les ha ido de las manos el tema. Pero primeramente apoyo la ley de leyes de mi país, y posteriormente las ideas de los demás, es decir, opino que no se debería llevar a cabo la independencia ni ningún acto relacionado con ella, pero también opino que esa parte del pueblo tendría derecho a decidir sobre su situación política siempre y cuando la mayoría de la población española les permita hacerlo, para que así fuera una democracia real, ya que la población catalana no debería decidir sobre algo que influye en ámbito nacional, aunque para ello antes se debe llevar a cabo una reforma de la constitución para que nos siga "representando" a todos